top of page

Alfredo Cob Jiménez, un gran juez

Nota redactada por Eduardo Amador




El 3 de mayo de 1979, la Asamblea Legislativa costarricense honró, por primera vez en la historia, a un ciudadano de origen chino con el nombramiento de magistrado del más alto tribunal de la República: la Corte Suprema de Justicia.


Pocas semanas después, el 16 de mayo y bajo la presidencia del Lic. Fernando Coto Albán, don José Alfredo del Socorro Cob Jiménez, asumió el cargo para el que fue seleccionado el que desempeñó durante siete años y siete meses ya que se jubiló el 16 de diciembre de 1986, cuando contaba con 58 años.


Hoy, a 10 años de su desaparición física, el 9 de octubre del 2013, quien fue su amigo y coterráneo, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Lic. Orlando Aguirre Gómez, no duda en calificarlo como “un gran juez”, cuyas sentencias eran directas, concretas, donde nada faltaba y menos sobraba algo.


Además, fue un hombre profundamente bueno, estudioso, religioso, culto, probo, austero, buen hijo y padre, viajero por el mundo, conocedor de primera mano de la historia de su país natal.


Esta es la primera parte de un amplio trabajo sobre la vida de don Alfredo. Incluye básicamente la entrevista que gentilmente concedió a Comunidad China de Costa Rica, el presidente de la Corte Suprema de Justicia Orlando Aguirre Gómez.


La siguiente es la entrevista realizada por el periodista Eduardo Amador a don Orlando:



219 visualizaciones0 comentarios
bottom of page