Carmen Chan: diputada de raíces chinas con influencia porteña

Actualizado: 16 jun 2020

Nota redactada por Tatiana Gutiérrez Wa-chong


Su abuelo le heredó el amor por el trabajo y la planificación

Desde su despacho impulsa 18 proyectos de ley en pro de Costa Rica


El legado chino Carmen Chan, congresista de Nueva República,  lo trae en su ADN, pero la brisa porteña de un pueblo que le hizo alcanzar su curul, le recuerda la necesidad de mantener un liderazgo para defender e impulsar proyectos de ley que permitan un mayor desarrollo para la provincia de Puntarenas.


Nació en Quepos, un 15 de octubre de 1979 y es nieta de José María Chang Sau, emigrante chino que llegó a Puntarenas con apenas 12 años de edad y fue prácticamente adoptado por la familia de los Cob. 

Su abuelo José María Chang, porque luego el apellido como muchos otros emigrantes perdió la “G” al final, quien le enseño el valor del trabajo. 


Ellos llegaron a Puntarenas, pero subieron a Miramar,  del cantón de Montes de Oro a trabajar en la mina.

Su abuelo, se crió allá y trabajó como mandadero, debido a que no tenía ni la estatura, ni la fortaleza de su cuerpo para poder trabajar como minero, así que su trabajo era coger el caballo y salir hasta Puntarenas a dejar el oro,  porque era el único lugar donde había banco acompañado de una comitiva de 10 personas.


Así fue como ya un poco más joven, lo invitaron a ir a los turnos en Esparza  y llegó a conocer al dueño de un comisariato, que más bien era como una cantina y él le comentó que quería venderlo.  

Como el abuelo de Carmen Chan ya tenía sus ahorros compró el negocio y así fue como empezó.  


“Sin embargo, el lugar era un poco problemático,  porque ahí era donde llegaba toda la gente a comprar licores y el resultado siempre terminaba en pleitos, por eso una vez casado con mi abuela, dicho comercio se transformó y metieron telas: lino, mezquilla, manta, entre otros y ya luego la cristalería”, contó la legisladora.


La historia de cómo se conocieron sus abuelos también la cuenta con mucha ilusión.

“Mi abuelo José María la invitó a bailar y dijo ella ¿quién mete a un chino bailando? Y desde ahí quedó flechada  y empezaron a salir   a escondidas porque mis bisabuelos eran muy celosos.   Eso sí era un amor real porque mi abuelo tenía que venir desde Montes de Oro a Esparza a caballo y por poco tiempo y verse a escondidas debajo de un higuerón”, destacó.   

Luego, esta pareja se enamoró y se casó y tuvieron a su primer hijo que es el papá de Carmen Chan: Hugo Antonio y a los cinco años nació Javier, luego Saw Kien y Saw Linll.

La tienda de “Jose María” se ubicaba en el puro centro de Esparza, al frente del Parque y a un costado del mercado Central, únicamente habían dos tiendas en ese tiempo y era un punto comercial buenísimo.

La diputada compartió con su papá en el pasacalles que se realizó en las afueras de la Asamblea Legislativa.


“Era una arquitectura muy notoria, una casa linda de adobe y que se mantuvo más de 100 años y fue buscada por el Ministerio de Cultura para darle una declaración de interés patrimonial que luego no se realizó, pero el lugar era icónico”, destacó.

Chan recuerda que cuando la traían de paseo a la casa de sus abuelos desde Quepos donde vivía, entraba con unas pizadas muy fuertes  y como usaba zapatos ortopédicos sonada la cristalería y su abuela que tiene un carácter sumamente fuerte, decía “ya llegó la chichi”, (apodo que le decían de cariño).


Las reuniones de la familia siempre están caracterizadas por China, celebramos el Año Chino y nos gustaba muchísimo reunirnos en el restaurante Chun San que estuvo durante más de 60 años en Puntarenas, para todo, en momentos felices, pero también en los tristes. 

“El dueño era muy cercano a mi abuelo José María, según entiendo no había relación de familia o sangre, pero como vinieron en una misma época se tejieron  grandes lazos de amistad”.

El embajador de China en Costa Rica, Tang Heng, participó en el pasacalles también.


-¿Qué legado podría dejar una diputada de descendiencia China?


-“Hasta el momento, desde mi despacho,  hemos presentado 18 proyectos de ley en un marco muy amplio: municipal, económico,  transparencia en la gobernabilidad pública y turismo de salud para incentivar la medicina tradicional china.

Como diputada quisiera ver a mi Costa rica prosperar como lo ha hecho China en infraestructura, seguridad ciudadana y todo el potencial económico que pueden aportarnos ellos con su gran conocimiento.

La congresista, junto con David Gourzong, impulsaron el proyecto de ley para que se celebrara el Día Nacional de la Cultura China


Yo tuve la dicha de ir a China, invitada por el Embajador de China en Costa Rica y como nunca había salido de Costa Rica fue un choque, porque es un desarrollo enorme y vi como en cuestión de meses y años podían cambiar ciudades completas y de menos proporción de tierras de Costa Rica,  pero con mayor cantidad de población y como en las zonas costeras pudieron emerger con el tema de la pesca y en Costa Rica tenemos todos los escenarios naturales para hacerlo y que se deben mejorar”.

El principal legado que le deja la cultura china es el trabajo y la planificación. 

“Desde niña siempre las visitas donde mi abuelo era irlo a ver trabajar o disfrutar de las mejores comidas, él me enseño la honradez y después la importancia de trabajar en pro de una mejor Costa Rica”.



678 visualizaciones0 comentarios