Esteban Acón: “Mi ambición es atraer inversión china a la construcción”

Nota redactada por Tatiana Gutiérrez


Liderazgo le permitió alcanzar el puesto de Presidente de la Cámara Costarricense de la Construcción

Promover alianzas público-privados y avanzar hacia la reactivación económica son las prioridades.



Desde niño su pasión siempre era andar entre las grúas, camiones llenos de arena y cemento y ver como las obras pasaban del papel a convertirse en grandes edificios.


Con el paso de los años, su liderazgo y conocimiento lleva a Esteban Acón a  ocupar hoy la presidencia de la Cámara Costarricense de la Construcción.


Sin olvidar sus raíces chinas, este ingeniero civil, tiene un norte claro al asumir este cargo y es atraer inversión extranjera directa asiático. 


Sus esfuerzos están enfocados en promover ferias comerciales para que se puedan traer productos de calidad y en la libre competencia. 


A sus 39 años,  viene dejando un rastro en este país como socio y Director de Proyectos de Van der Laat y Jiménez SA, prestigiosa firma con más de 50 años de experiencia.  


Su vinculación con proyectos de gran envergadura y dinamismo económico evidencia su experiencia participando en la construcción de Oxígeno, en Heredia, Condominio Latitud Los Yoses y Tercera etapa del Centro Comercial Paseo de las Flores. 


Así como, Paseo Metrópoli, Torres de Heredia, la planta de tratamiento de San José y otra gran diversidad de proyectos de construcción.


Acón es graduado de la Universidad de Costa Rica y cuenta con una maestría en administración de la construcción en la Catholic University of America (Washington DC).


-¿Cuáles son sus nexos con la comunidad China?

- Mi abuelo se llamaba Miguel Amen Acón y es un emigrante de China de Cantón que vino a Costa Rica a inicios del siglo pasado.

Cuando se hace su inscripción aquí se  pone el nombre de Miguel Amén Acón y creyeron que era Amén era el apellido,  pero mi papá ractificó  que Acón era el apellido.

Con el correr de los años, llegaron Acón a Guanacaste, Limón y  Puntarenas y se ha hecho una familia muy grande, incluso hasta que algunos no nos conocemos.


¿Cómo llega usted a incursionar en el tema de la construcción?

Mi papá siempre he pertenecido a la empresa constructora Van der Laat y Jiménez SA, de manera que desde pequeño yo visitaba las construcciones, cuando se podía.

En el Colegio y en la  Universidad venía a trabajar en vacaciones y así empecé desde los puestos más bajos a todos los diferentes departamentos de la constructora.

Me fui a sacar una maestría en construcción en la Universidad Católica de Washington D.C y cuando regrese ya me incorporé a la empresa de forma oficial.

En el caso de la cámara de construcción, ingresé hace seis u ocho años participando en el Comité de contratistas y me incorporé como hace tres años a la Junta Directiva y este es mi segundo año como Presidente Ejecutivo.


¿Cuándo usted era un niño o un adolescente alguna de las anécdotas vinculadas a la construcción, lo marcó? Que nos pueda contar.

Pues, recordar esa época me llena mucho de ilusión. 

El hecho de acompañar a mi papá a las construcciones, ver como los edificios van creciendo y como se van transformando del papel a la realidad.

De niño ver las máquinas grandes, las grúas, eso hace que cualquier pequeño se impresione y que quiera seguir los pasos de su papá en el campo de la construcción.


Para nadie es un secreto que el tema del COVID-19 ha afectado a todas las empresas en general. En el tema específico de construcción ¿Cuáles serían las medidas que ustedes estarían pidiendo para la reactivación económica?

En el caso del Covid-19, nos agarra en la construcción en un mal momento.

Ya que el 2019 fue un año bastante duro, en el que se decreció de un 9% a un  10%. 

De manera que ya veníamos golpeados y esta pandemia hace que la situación se agrave.

Nos hemos reunido infinidad de veces con el gobierno y la primera línea ha sido la continuidad de las obras, que hasta el momento no hemos logrado, también gracias al buen manejo en la parte sanitaria, por parte del Ministerio de Salud.

Ya que a diferencia de otros países aquí no se detuvo y eso es fundamental, especialmente para los trabajadores de la construcción, que dependen del sustento diario, de manera que eso fue un primer logro.

Después hemos efectuado a nivel interno de la Cámara diferentes protocolos para que la enfermedad no afecte a los trabajadores.

Inicialmente, eso se hizo de manera interna y hoy en día ya se conversó con el Ministerio de Salud para tener un protocolo oficial.

A nivel de reactivación van en cuatro líneas.

Uno es financiero, los bancos tienen que poner muchísimo de su parte por supuesto apoyados por el Gobierno, de manera que concedan tanto a los desarrolladores y a los costarricenses que vengan a adquirir su vivienda, remodelar su casa, su oficina, su restaurante, etc.  créditos con buenas tasas de interés.

Fue parte de las medidas que se anunciaron el viernes pasado, sin embargo, se tienen que detallar y explicar más.

La otra línea es agilizar la tramitología, hay un montón de trámites absurdos en la construcción.  

El tercer punto, son los incentivos para que la gente quiera comprar su casa y el desarrollador ponga en marcha el proyecto, de lo contrario,  la gente va a guardar el dinero debajo del colchón y se caería en un círculo en el que no hay construcción, pero tampoco hay empleo. 


¿Qué ha faltado para que la inversión China llegue al país?

Poco a poco, más inversionistas chinos van a volver sus ojos hacia este país, que es pequeño y China es enorme, de manera que la incursión pasa por los países más grandes de Surámerica y con el paso del tiempo llegará aquí. 

Por muchos años, China no tenía en la mira a Latinoamérica y de varios años para acá se ha interesado por hacer obras aquí como la Ruta 32 y poco a poco se va a ir incursionando.


¿Hace falta un marco legal para atraer inversión China?

No, no hace falta.   Si es inversión privada China es cosa de plantear como lo hace cualquier inversionista diversos proyectos. 

Para ello,  hay gente en el país que los pueden asesor de manera que pueden hacer diferentes  desarrolladores de todo tipo.  

Por supuesto, que al igual que cualquier inversionista extranjero lo ideal sería facilitarle la vida para quitar estos trámites engorrosos que tenemos en el país y el hecho de que se dure tanto en poder abrir un negocio muchas veces aleja la inversión. 


Siguiendo con el tema de inversión extranjera directa, Costa Rica ha avanzado en cuanto a las alianzas público- privadas, pero todavía no se ha consolidado eficientemente ¿Cómo potenciarlas?

Las alianzas público-privadas son fundamental más en un país donde el déficit fiscal está por las nubes y se va a ver afectado aún más  por la pandemia del Covid-19, que  es la única manera de que el país mejore y supere el rezago que tiene en infraestructura vial.

Pero, no solamente en infraestructura vial, sino que existen un montón de  otras opciones que el país necesita. 

Se tiene la experiencia con concesiones y sobresale la Ruta 27, la gestión interesada de los aeropuertos, el puerto de Moín y pese a que siempre hay errores que corregir yo considero que han sido exitosas. 

Por mucho tiempo, lo que pasó fue que se satanizó lo que es la concesión y hasta ahora se está volviendo hablar del tema y en el Gobierno pasado el Consejo de Concesiones prácticamente desaparecer y hasta este Gobierno se volvió a financiar. 

Las condiciones están,  lo que hace falta es un poquito de voluntad política para presentar los proyectos y que sean lo suficientemente atractivos para que inversionistas chinos y de otros países puedan incursionar.


¿Podría Costa Rica tener una oportunidad al consolidarse la Franja de la Ruta de Seda, como ya lo están haciendo algunos países suramericanos?

Costa Rica pese a ser tan pequeño, siempre nos caracterizamos por aprovechar oportunidades y no veo por qué no podemos hacerlo en esta iniciativa. 

Por supuesto, que también, somos concientes de que China va a ir buscando los países grandes y algo podemos ir pescando nosotros de camino.


Haciendo un análisis desde que se aprobó el Tratado de Libre Comercio con China y ya esto no se lo pregunto como Presidente de la Cámara de la Construcción, sino como costarricense ¿Qué cosas habría que mejorar y cambiar para sacarle provecho al mercado asiático?

Hace falta más comunicación y estrechar relaciones porque pese a que hay mucho producto que viene de China y son muy buenos, existen otros que han llegado mal.  

Entonces, se necesita una comunicación fluida, de manera que las personas puedan saber que los productos son los adecuados y que si tiene que cobrar más lo haga. 

En el caso de la construcción,  se está trayendo mucho material de China y cada vez más, incluso a nivel de empresa ya teníamos planeado ir allá, pero por la pandemia se tuvo que cancelar,  pero estoy seguro que la relación comercial será cada vez mayor.


¿Qué pasa con el cemento debería de existir una apertura después de todo el escándalo que hubo?

Tanto como Presidente de la Cámara, como costarricense, defiendo la libre competencia, el cemento chino no tuvo nada que ver con el enredo, más  de que fue ese producto el que se comercializó pero nadie ha podido negar que era cemento bueno. 

Si el cemento cumple con todas las condiciones que ya fueron dadas y que rigen en el país no tiene porque no entrar, simplemente debe de venir de una forma transparente. 


¿Cómo estrechar más los lazos entre Costa Rica y China en el marco de esta pandemia y emergencia?

Es difícil con el cierre de fronteras retomar cosas,  porque los países se han envuelto en su propio cascarón y esperamos que pronto se puedan retomar los viajes y la comunicación con ese mercado. 

Es fundamental hacerlo y desde la Cámara hemos comenzado las discusiones con la Embajada de China en Costa Rica para atraer inversionistas a este país y que podemos incluir en las ferias comerciales un pabellón para promocionar productos chinos.








213 visualizaciones0 comentarios